REPORTAJE DE LA TERTULIA
 DEL 24 DE MARZO DE 2014
SOBRE
 "LAS HERMANDADES EN LOS TIEMPOS ACTUALES"

 

  A REPORTAJES   

 

 

CRÓNICA DE LA TERTULIA DEL PASADO LUNES  EN TORNO A

LA SEMANA SANTA

 

 

        

            Para este tiempo de Cuaresma, la Asociación decidió  hacer de la tertulia mensual correspondiente a marzo un acto especial. Celebramos una mesa redonda y posterior tertulia sobre "Las Hermandades en los tiempos actuales". Como fondo e hilo conductor nos sirvió el libro “Diccionario de religiosidad popular”, de Carlos Amigo Vallejo.

El acto, al que asistió un nutrido grupo de personas, fue presentado por uno de los socios fundadores de la Asociación, don Jesús Calvillo Galisteo, Hermano Mayor de la Hermandad de las Mercedes de la Puerta Real. Al comienzo de su intervención agradeció la asistencia a los presentes y al Círculo Mercantil por cedernos una vez más su salón de actos. Después destacó la colaboración de don José Antonio Bravo García, escultor y autor de las dos imágenes que nos cedió para presidir la mesa: la de un “armao” niño y la de un pequeño nazareno de la Hermandad de la Macarena. Y por último entró a  presentar a los ponentes que iban a hablarnos sobre las Hermandades esa noche:

·        En primer lugar, don Joaquín Sainz de la Maza y Conessa. Nacido en 1950, es casado y padre de tres hijos. Licenciado en Derecho, ha dedicado su vida a la empresa privada. Miembro de numerosas Hermandades, ha sido hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena desde mayo de 1993 a noviembre de 2001 y tiene una amplia experiencia de colaboración en la vida parroquial y diocesana. Desde hace unos meses desempeña el cargo de Presidente Diocesano de Manos Unidas en Sevilla.

·        En segundo lugar, don José Antonio Fernández Cabrero, quien desempeñó desde hace mucho el puesto de Director Comercial de MAPFRE Empresa.  En la actualidad es Consiliario de Asistencia Social y Promotor de Caridad de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Macarena. Con anterioridad, fue Diputado de Formación.

 

El Sr. Sainz de la Maza comenzó su alocución haciendo referencia a la amistad que le une con nuestro compañero Jesús, cuya insistencia le había impedido poder negarse. Mostró igualmente su satisfacción por compartir mesa con don José Antonio, quien estuvo durante muchos años como Diputado de Formación de la Hermandad de la Macarena y quien diseñó un Plan de Formación para los jóvenes de su Hermandad que fue pionero y cuyo éxito motivó que fuera copiado por el Consejo de Hermandades y Cofradías.

Dijo que tenía como intención no dar una conferencia, ni un acto doctrinal, sino mostrar qué son las Hermandades, hacer una breve referencia a la historia de las mismas y analizar cómo viven en los momentos actuales.

Entrando en materia, definió a las Cofradías y Hermandades como una de las realidades más importantes en la vida de la Iglesia. Tal y como las conocemos hoy, tuvieron su origen en la Edad Media y mediante su forma de asociación ha supuesto el medio más extendido de expresar la fe y la presencia religiosa en el mundo.

Luego leyó distintas definiciones que de las Cofradías y las Hermandades han hecho varios autores así como los distintos Códigos de Derecho Canónico. En la actualidad el canon vigente es el 298 del Código de 1983, que dice: 1. “Existen en la Iglesia asociaciones distintas de los institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica, en las que los fieles, clérigos o laicos, o clérigos junto con laicos, trabajando unidos, buscan fomentar una vida más perfecta, promover el culto público, o la doctrina cristiana, o realizar otras actividades de apostolado, a saber, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de obras de piedad o de caridad y la animación con espíritu cristiano del orden temporal.” Ahí no se usa la palabra Cofradía ni la palabra Hermandad. Aún así existen y tienen mucha fuerza en toda España en general y en el Sur en particular y los Obispos son conscientes de ello.

Persiguen tres fines complementarios:

1.      El culto divino / público.

2.      La caridad fraterna.

3.      La santificación por la oración o el perfeccionamiento de la vida cristiana.

Luego entró a hacer un repaso por la Historia:

1.      Entre los siglos III y VII no hubo cofradías como tales, sí grupos de cristianos destinados a organizar la vida de la Comunidad.

2.      Entre los siglos VII y XV se desarrollaron mucho especialmente por la influencia de los monasterios, por la situación de la sociedad y por la preocupación por el más allá. Las más numerosas eran las de penitencia y las gremiales.

3.      Entre los siglos XVI y XVIII hubo un gran auge y renovación. Surgen muchas Sacramentales, Marianas, de Caridad, etc.

4.      A partir del siglo XVIII hasta la mitad del siglo XX hay crisis y parón. Numerosas Hermandades se fusionan.

5.       Desde los años treinta del siglo pasado hay una gran recuperación. En los últimos años hay un auge de la religiosidad popular. Actualmente, en algunas Cofradías se intenta hacer una depuración y renovación. Los momentos actuales son de compromiso. No podemos olvidar que pertenecemos a la Iglesia y la vida en la Parroquia debería hacerse de un modo activo.

Consideró que las Hermandades y Cofradías son un cauce importantísimo para la vida cristiana, y esto es algo que debe manifestarse en la familia, en la sociedad y en el trabajo, en plena sintonía con el Evangelio. Los cofrades deben tener iniciativa y estar atentos a la caridad en sus diversas facetas.

Sin embargo, expresó que no es oro todo lo que reluce. Hay muchas sombras: en la actitud de muchos cofrades, en la falta de formación verdadera, en lo que algunos entienden que es una Hermandad, …

De todos modos su importancia es mucha, y es algo que ha reiterado el Papa Francisco en su última Exhortación, que habla de la fuerza evangelizadora de la piedad popular. También lee extractos de diversos textos que hablan sobre las Hermandades escritos por el Papa Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI, el Cardenal Amigo, el Arzobispo Juan José Asenjo, entre otros.

La mejor Hermandad es la que mejor formación desarrolla, mejor testimonio cristiano presenta y más caridad realiza. Y las Juntas de Gobierno han de implicarse en esto, cuidando el culto y la caridad y fomentando la unión de los Hermanos. Y la urgencia más importante e inaplazable que tienen las Hermandades es la formación, pero de una formación sistemática, organizada, completa, …

Con todo lo dicho como colofón de su intervención, dijo que no puede negarse que son realidades muy ricas que hay que depurar.

El Sr. Fernández expresó su intención de centrarse en los dos aspectos que más conoce, la formación y la caridad. Y explicó que quería compartir con los asistentes su experiencia personal que ha ido acumulando a lo largo de los años en los cargos de responsabilidad que ha ocupado.

De su exposición sacamos las siguientes conclusiones:

1.      En cuanto al aspecto de la formación:

La formación del cofrade es una necesidad.  Nuestra formación debe tender a modificar comportamientos, y no da resultados inmediatos. Ha de ser una formación permanente y continuada. Opinó que a la hora de formar, no se puede tratar igual a los que no son iguales. 

En todo esto también tienen un papel central las Juntas de Gobierno y los jóvenes de cada Hermandad. Consideró que quizá faltan jóvenes o se separan de nosotros porque no hay un proyecto de hermandad. Y centró la situación en la idea de que la formación tiene que anidar en la cabeza y el corazón del Hermano Mayor y ser una constante de los programas de las diferentes Juntas de Gobierno. Iniciémosla con aquello que permita el desarrollo de nuestras facultades humanas.

Por último, expuso su idea de que junto a los valores del Evangelio hay que enseñar nociones humanísticas, culturales, ... Y tan importante como el contenido de lo que se enseña es la metodología y el soporte que se usa.

2.      En cuanto al aspecto de  la caridad:

Dijo que son muchas las labores sociales que realizan las diferentes Hermandades y Cofradías para ayudar a los que más lo necesitan y que no sólo se realizan en períodos como la Pascua o la Cuaresma, sino durante todo el año. La caridad es una de las labores fundamentales de las Hermandades y Cofradías.

Esta labor en Sevilla no es nueva. Desde hace siglos las Hermandades de Penitencia, de Gloria y Sacramentales, vienen practicando esta obra de misericordia con los más desfavorecidos como parte fundamental de su labor diaria como muestra de amor al prójimo.

Recientemente las llamadas «Bolsas de caridad» se han multiplicado y han ido evolucionando para dar un mejor y mayor servicio. De ahí las importantes partidas que se aprueban en cada Cabildo de Cuentas; se trata de  muchos millones de euros que fijan en sus presupuestos cada año y que con la crisis se ha vuelto fundamental. 

Junto con los datos cuantitativos u objetivos en que se plasma la caridad, es importante saber en qué consiste realmente la caridad, cuál es su función y su esencia, cuántos tipos de caridad hay, cuál nos interesa y qué nos diferencia de otras formas de voluntariado. Lo esencial es tratar al prójimo de un modo digno, procurando seguir el ejemplo de Cristo, teniendo en cuenta que es mejor darse que dar y que es fundamental poner alma en lo que hacemos. La soledad también es una carencia muy común hoy en día.

Para rematar la exposición, habló  Fernández Cabrero de la importancia de esa actitud positiva y comprometida, de la necesidad de amar a los demás para entendernos entre todos. Según él, aquí es donde empieza el núcleo de la caridad. Son los jóvenes los que ahora tienen en sus manos el motor y el impulso de la ayuda a los demás.

 

Luego siguió un turno de preguntas rápidas, gracias a las que pudimos debatir sobre la idoneidad o no de algunos miembros de Juntas de Gobierno y la forma de mejorar esto, con listas abiertas, cerradas o intermedias. También se habló entonces del papel de los Directores Espirituales, de los Sacerdotes que predican en los cultos, de los horarios de apertura de los Templos, de las diferencias entre las Hermandades de la capital y de la provincia,  de la acción conjunta de las Hermandades, etc.

El acto acabó por falta de tiempo con la sensación de que este aspecto de la caridad merecería tener un acto nuevo por si mismo. Y como siempre, los ponentes recibieron una sonada ovación. Ambos escribieron en el Libro de Firmas y posaron para las fotos.

 Crónica de :Cristina Yanes Gómez            

 

 

CARTEL ANUNCIADOR

a la principal    al tablón